martes, 4 de febrero de 2014

La fortuna de Bill Gates


(Puedes encontrar el original en catalán aqui)

85 personas tienen la misma riqueza que 3.600 millones. El 1 % de la población tiene la mitad de la riqueza del mundo. Seguramente ya habréis leído estos titulares del estudio "Gobernar para las élites" que Oxfam Intermón publicaba hace unos días. Son cifras escalofriantes.



Al día siguiente de publicarlo, me escribía enfadada una persona que no conozco, que pensaba que aunque Bill Gates diera todo su dinero, eso no se arreglaría. Y tiene razón, no se arreglaría.


Por ello el informe no pone el acento en los ricos sino el la desigualdad. El problema no son los ricos en sí mismos. El problema es que el sistema permita que 85 personas puedan llegar a ser tan ricas y que permita que 3.600 millones puedan ser tan pobres. En el estado español , los 20 españoles más ricos tienen tanta riqueza como todo el 20% más pobre .


He hablado ya muchas veces en esta columna de desigualdades, porque son la piedra angular. Y las desigualdades no son sólo económicas, sino sobre todo de posibilidades y de poder. La desigualdad extrema genera un poder tan grande, que acaba secuestrando la democracia, la justicia y los derechos de muchas personas. Las decisiones judiciales, las de las nuevas leyes y de hacienda favorecen descaradamente a los que tienen más.


Hay que rehacer el sistema democrático, para que sea realmente democrático. El sistema judicial que sea independiente. El sistema político porque necesitamos renovar el espíritu de servicio a los ciudadanos y no de sometimiento a una élite política y económica. El sistema financiero y el fiscal para la regulación evite los abusos y la explotación de las personas. Un informe de Justicia y Paz dice que el 50 % del comercio mundial pasa por paraísos fiscales y esto hace que las grandes empresas aporten cada día menos impuestos a los estados.


Estos hechos que ahora vemos en España, no son nuevos. Hace años que los vemos en los países donde trabajamos. Y hace años que están peor que nosotros. Es esto lo que siempre hemos querido cambiar de raíz.


Y por eso los ciudadanos somos claves. No dejemos que nos regulen el derecho de protesta y criminalicen la No- Violencia y la desobediencia civil. No dejemos que nos hagan creer que sólo se trata de superar una crisis económica. Para salir del pozo, no volvamos a subir por el mismo camino, porque acabaremos en el mismo lugar.











Publicado en la columna mensual de la revista "El Portal"  num 234 de Centelles (Feb 2014)



Más información:
Otros informes sobre desigualdad y fiscalidad: