sábado, 3 de mayo de 2014

Sudan del Sur, infelizmente

Hace unos meses hablaba en esta columna de Sudán del Sur deseando no tener que escribir este segundo artículo. Los deseos no se han cumplido. Quizás no habéis oído nada más de Sudán de Sur o puede que hayais visto alguna noticia aislada en un telediario.

En Sudán del Sur en estos momentos se vive una situación muy, muy dura. Los compañeros de Oxfam Intermón que estado acostumbrados a ver situaciones difíciles están horrorizados de lo que pasa y sobretodo de lo que puede pasar. Se ha juntado la violencia, los intereses económicos por el petróleo y la falta de comida en su situación previa de país empobrecido.

Cada día cientos de personas llegan a los campos de refugiados huyendo del conflicto, esperando poder salvar sus vidas. A veces sin éxito. Hace unos días atacaron y mataron a muchas personas dentro de un campo. A pesar de la violencia los compañeros siguen trabajando haciendo todo lo que está en sus manos. Trabajan en las zonas donde no hay enfrentamientos junto a la gente. Y también trabajan en los campos de refugiados de las regiones en conflicto donde proveen agua y comida.
A pesar de haber cada día más personas refugiadas en los campos, tanto Naciones Unidas (que es siempre la responsable en un campo de refugiados) como las entidades no tienen los recursos económicos suficientes para hacer frente a las necesidades. Cada situación de emergencia tiene un presupuesto que Naciones Unidas (NNUU) pide a los estados. Por ahora los estados de todo el mundo sólo han disponibilizado una cuarta parte de los fondos necesarios.
Lejos de su casa la gente no está sembrando sus campos. Cuando comience la estación de lluvias más de la mitad de las carreteras del país serán inutilizables.
La secuencia de los hechos no será nueva. El conflicto agravado, personas muriendo de hambre y dificultades a menudo infranqueables para hacer llegar la ayuda. Imágenes estremecedoras que entonces si llegarán a los telediadiarios y haremos campañas de emergencia y todo el mundo opinará de la situación.
Hay que intervenir internacionalmente para resolver el conflicto, aportar dinero para atender la emergencia, y sobre todo seguir ayudado para que todos puedan recomenzar sus vidas. Sabemos que ahora esto es difícil, pero si esperamos un poco más, será complicadísimo y quizás imposible.
En el fondo sólo estamos reclamando para los sudaneses del sur algo de lo que nosotros disponemos a menudo sin darnos cuenta. Y la pobreza extrema hace que ni eso tengan: una oportunidad.

Mas información:
Sudan del Sur, Situación. Oxfam Intermón




Articulo publicado en la columna mensual de la revista El Portal de Centelles (Cataluña). (Num 237  Mayo 2014)