sábado, 29 de julio de 2017

Republica Dominicana también tiene que importarnos



Si os hablo de República Dominicana seguro que pensais en vacaciones, playas de arena blanca, y hoteles de lujo de los de todo incluido. Y yo os añado que es uno de los países que presenta unas tasas de crecimiento económico sostenido envidiables.


Pero todo esto, desgraciadamente, a pesar de ser cierto, es la parte más pequeña y menos representativa de la realidad. Dominicana tiene 9,5 millones de habitantes, de los que casi la mitad se encuentra en una situación importante de vulnerabilidad (es decir, que cualquier tropiezo o fatalidad les dejará en la pobreza), y 6,7 millones de personas, el 71 % de la población, NO tienen una vivienda digna. 6,7 de 9,5. Mucha gente. Demasiada. Y entre todas estas personas hay además unas 8.000 personas, que malviven en 11 albergues después de que diferentes fenómenos naturales los dejaran sin casa hace no meses, sino años.

República Dominicana es un claro ejemplo de país con muchas desigualdades. La desigualdad y la falta de confianza en el gobierno hacen que la gente emigre según encuestas que ya hicimos en el país. Ante este realidad, hay entidades allí como "Ciudad Alternativa" y "Casa Ya" que luchan por darle la vuelta a esta situación. Estas entidades trabajan duro, son serias y por eso las apoyamos. Ahora están pidiendo al gobierno de Dominicana que destine un 1% del presupuesto nacional a vivienda. Incluso han calculado qué partidas se podrían reducir y aseguran que, si se hace, en diez años, el problema estaría solucionado.

Mientras en nuestro país el derecho a la vivienda tampoco está garantizado. El turismo masivo y los alquileres desproporcionados están expulsando a la gente de Barcelona. Continúan los desahucios y los inmigrantes siguen formando parte de las asambleas de la PAH como sector de la población muy afectado. España es el segundo país donde más emigran los dominicanos después de Estados Unidos. Más de 150.000 dominicanos y dominicanas viven aquí. Sólo por eso Dominicana nos debería importar. Muchos dominicanos y dominicanas malviven entre nosotros en pisos patera o casas sin condiciones de barrios empobrecidos, donde se multiplican los problemas de convivencia.

 Aunque lo simplifico mucho por cuestión de espacio, queda claro que los problemas son como las cerezas de la cesta: nunca sale una sola. Los problemas no son locales y aislados sino que están todos entrelazados. Por ello hay que tener en cuenta todas las aristas. Por eso apoyamos campañas que, de entrada, pueden parecer lejanas o que no tienen nada que ver con nosotros. Os animo a entrar en la web de Oxfam Intermón  y Casa Ya "Cambiamos las prioridades" y enviar una postal al presidente de República Dominicana para pedir que dedique este 1% a solucionar el problema de la vivienda.
Sólo trabajar simultáneamente por el derecho a la vivienda aquí y allá nos permitirá abordar la complejidad de los problemas con garantías, como nos exige el mundo global e interconectado en el que vivimos.


--------------------
Més informació:

Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 275 de Julio del 2017

viernes, 7 de julio de 2017

¿Qué quiere esconder Sr. Zoido? #SalvarVidasNoEsDelito

La entrada original en castellano  y que reproduzco aqui ha sido publicada en el blog de la Coordinadora de ONGD

Conocemos sobradamente la capacidad de algunos políticos de dar la vuelta a la realidad. Lo vemos a menudo y especialmente en según qué temas. Pero a pesar de que esta práctica es habitual y diaria (que no normal), las declaraciones de hoy del ministro Zoido, han traspasado los límites de la lógica y de la vergüenza. Basta!
El ministro ha afirmado: " Hay que concienciar a las ONG que se está para ayudar y no está para favorecer o potenciar la inmigración irregular ". Y se ha quedado descansado. Lo ha dicho entrando a una reunión en Bruselas y por tanto no son declaraciones improvisadas.

¿Que deja en el subconsciente esta frase?
Lo primero que deja en el subconsciente es que son irregulares. No Sr. Zoido, NO. La gente que huye de un conflicto o una guerra estando amparados por la convención de Ginebra y no son irregulares. Otro tema es que España no cumpla sus obligaciones legales y no respete la legislación internacional. Pero NO son irregulares.
La segunda es que insinúa que las ONGs potencian la inmigración porque ayudan a los que vienen. Dicho así ignora y oculta deliberadamente la multiplicidad de causas que generan el desplazamiento humano para dejar como causa principal a las ONG. Y eso es una falacia. Detrás la afirmación esconde todas las causas y esconden también todas las responsabilidades directas de España entre las que se encuentra la venta de armas a países que no respetan los derechos humanos, el efímero y discreto paso español por el Consejo de Seguridad, la dejadez de política internacional, el nulo trabajo por un mundo en Paz y un largo y triste etcétera de razones.

¿Y que más esconde esta frase?
Oculta el flagrante incumplimiento de los compromisos de acogida de personas refugiadas que tenía el Gobierno Español. España ha acogido sólo un 8,6% de las personas refugiadas comprometidas y sólo faltan 81 días para que se cumpla el plazo de los dos años que tenía. Y esconde los esfuerzos que hacen para que la UE les rebajen la cuota con la excusa de que no es posible. Canadá en tres meses reasentó a 32.000 personas. Por tanto es evidente que las excusas no se aguantan por ningún lado. Son exactamente los tres meses que le quedan al gobierno, y la demanda concreta que hacen 280 entidades con el contador de #VenidYa

Lo segundo que oculta son todas las trabas legales que pone el Estado español para que lleguen las personas. Es prácticamente imposible llegar legalmente en España. Y así como las causas que provocan el desplazamiento son multifactoriales, las causas de "como" viajan son todas imputables a esta razón. Y este es el verdadero motor de todas estas aventuras inhumanas que vemos. Y es el talón de Aquiles que les quita cualquier legitimidad a la hora de defender la legalidad. Si la legalidad la tienen secuestrada, no podemos exhibirla como bandera de igualdad y exigencia.

Ocultan también la valla de Ceuta y Melilla, las cuchillas, los probables acuerdos con Marruecos para que aleje las personas de la valla, las devoluciones en caliente, los tiros a inmigrantes desde la playa del Tarajal, las condiciones en el CETI, .. y una inacabable lista de vulneraciones de la legalidad internacional (que parecen ignorar sin problemas)

Y esconde también que con el recorte de los fondos de cooperación un 70% ya no trabajan para combatir las causas. Y menos cuando dicen que quieren dedicar una parte importante de lo poco que queda el control de fronteras. Control de fronteras, ni es cooperación ni es trabajar para evitar las causas que generan la pobreza.
Pero no quiero terminar el artículo sin hablar sobre una expresión en concreto, a la que probablemente no damos importancia y nos infiltran hasta el subconsciente. La tenemos interiorizada y ya ni nos escandaliza. Es el término: "Migración irregular". Estas dos palabras encierran una realidad muy peligrosa. Cuando hemos declarado a alguien como irregular y/o ilegal, hemos conseguido que deje de ser problema nuestro. Nos podemos desentender humana y políticamente de alguien si está al margen de la ley. No se necesitan esfuerzos ni un trabajo extra. Pero no olvidemos de que ese "alguien" es una persona. Y ese alguien es humano y tiene unos derechos por muy "irregular" que sea su llegada. Derechos que le da la legislación internacional y derechos inherentes por el solo hecho de ser persona.

Nuestra dignidad y la suya están íntimamente ligadas. En el mismo instante que ellos pierden la dignidad porque no se respetan sus derechos, nosotros la perdemos si no hemos hecho todo lo posible para que esto no ocurra. No lo olvidemos. Muchos ciudadanos no queremos perder la dignidad como la perdida el ministro.

miércoles, 5 de julio de 2017

¡Basta de armas!

Cuatro entidades, Greenpeace, Amnistía, Oxfam Intermón y FundiPau han denunciado el incremento de ventas de armas españolas en el último año. En 2015 España exportó por valor de 3.924 millones de euros y en 2016 por 4.362 millones. Aquí está la raíz de los problemas. Y lamentablemente este tipo de noticias tienen poca difusión y lo vemos en pocos medios.

Y el problema no es sólo el incremento sino el destino. La venta de armas a países como Arabia Saudita, Irak, Bahrein, Brasil, Colombia, Egipto, Israel y Turquía, conlleva el riesgo de que sean destinadas a cometer o facilitar graves violaciones de los derechos humanos. Y por lo tanto, de acuerdo con los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), donde dice que "no se pueden autorizar armas para cometer atrocidades", no deberían vender armamento ni munición a ningún de estos países.

El ministerio de defensa parece tener un permiso especial para saltarse el presupuesto inicial cada año (se amplía sistemáticamente año tras año al final del ejercicio) y para saltarse la legislación, permitiendo que se vendan armas a quien legalmente no puede.

Esta es una de las claves del conflicto. El comercio de armas es una de las razones de la existencia de refugiados en el mundo. De la existencia de hambres. De violaciones. Y de asesinatos de activistas por los Derechos Humanos, que normalmente quedan impunes.

Nos podríamos encontrar en pocos días con otra portada al "Times" con una niña yemení famélica agonizante. Y una vez más parecerá que el hambre en Yemen es una fatalidad, que ha caído del cielo. Difícilmente ningún medio analizará qué armas y qué munición mantiene la guerra en Yemen. Si lo hacen, encontrarán que el hambre lo causa la guerra, y que la guerra la mantienen municiones, fragatas y armas que vienen también de España. Vienen de una autorización de un parlamento o gobierno que se ha saltado todos los controles legales para hacer de la muerte de personas lejanas, un negocio personal.

Nos ha costado más de 20 años de campañas tener una ley porque ahora se la salten. Casi que preferiríamos que todos hicieran como el presidente Trump, que se quitaran la careta y supiéramos verdaderamente a quien hemos votado y quien está tomando decisiones como éstas en nuestro país.
Quizás así conseguiríamos que todo esto cambiara de una vez por todas. No queremos ser cómplices de ninguno de estos asesinatos.

.

Més informació: Informe  El riesgo de la complicidad en la comisión de crímenes de derecho internacional 


Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 274 de Junio del 2017